Visto: 299

La leche bovina es uno de los alérgenos más importantes presente en los productos alimenticios, especialmente para los niños. Aún en muy bajas concentraciones puede causar reacciones alérgicas, que pueden conducir a un shock anafiláctico en los casos más severos.

De acuerdo con la UE Directiva 2003/89/CE, la adición de leche bovina debe ser informada en el etiquetado Aproximadamente el 80% de sus proteínas son caseínas (α-, β- y κ-caseínas), son resistentes al calor, haciéndolas estables a diferentes procesos de producción.