Visto: 360

Las tiras reactivas son inmunocromatografías basadas en la migración por capilaridad de una muestra a través de una membrana de nitrocelulosa. La muestra junto con el reactivo de detección se desplazan a través del dispositivo. Cuando el antígeno a detectar está presente, éste se unirá al conjugado formando un complejo inmune y en su ausencia, fluirá libremente sin unirse.

Al llegar a la zona de captura, los complejos formados quedarán retenidos y la línea de prueba se coloreará (muestras positivas), pero, en las muestras negativas, no se desarrollará coloración.

La zona control está formada por un tercer anticuerpo que reconoce al reactivo de detección. Esta línea es un control de que el ensayo ha funcionado bien, porque se colorea siempre, con muestras positivas y negativas.