Visto: 397

La prueba de aglutinación de látex se basa en reacciones inmunológicas antígeno-anticuerpo en las cuales las partículas de látex sensibilizadas con anticuerpos específicos provocan, al contactar con los antígenos correspondientes, una reacción de aglutinación que se evidencia por la formación grumos visibles macroscópicamente.

Las partículas de látex están revestidas con Anticuerpos contra el antígeno del serotipo de E. coli buscado. Cuando se ponen en contacto las partículas de látex con colonias frescas de E. coli, las bacterias se unirán al antisuero, haciendo que las partículas de látex se aglutinen (reacción positiva). Las bacterias que no son del serotipo buscado no se unirán al antisuero y no producirán aglutinación (reacción negativa).

Las reacciones de aglutinación desde el punto de vista de su utilidad en el laboratorio tienen la ventaja de ser muy sencillas de realizar, no requieren de ningún equipamiento para su lectura, son rápidas y fáciles de implementar.