CONTROL DE PROCESOS

Los procesos industriales, principalmente los alimenticios, presentan múltiples procesos y lavados secuenciales en los cuales se realizan controles para evaluar el funcionamiento correcto de la producción. Los procesos acordes a las normas de las buenas prácticas de manufactura, establecen que el agua utilizada debe cumplir con los criterios de aptitud establecidos en el Código Alimentario Argentino (CAA)

Los parámetros fisicoquímicos reflejan las fluctuaciones en los procesos productivos manifestándose como variaciones en los valores de los paramétricos (pH, ORP, conductividad y DO). Los controles en las diversas fases de la elaboración permiten detectar alteraciones de manera temprana, debido a que las reacciones químicas de ellos dependen ellos y una modificación puede llevar a una falla.

El Multi 3630 IDS es un equipo compacto y preciso, que permite realizar en simultáneo los 4 parámetros debido la presencia de 3 canales. El reconocimiento automático de sensores (sólo IDS) admite el uso de diferentes sensores en un mismo medidor sin necesidad de recalibrar. Los medidores pueden ser usados con sensores IDS (estándar o inalámbricos) y con sensores analógicos (usando adaptador IDS).   

Los sensores IDS admiten el reconocimiento automático procesando las señales digitalmente generando resultados precisos y sin interferencias. Los tres canales de medición son asignables a los parámetros por un código de colores, libremente combinables por iguales o diferentes de manera simultánea. Su diseño robusto e impermeable lo hace ideal para su uso en el campo y en el laboratorio. Los módulos inalámbricos permiten independizarse de los cables y medir en ubicaciones difíciles.

TURBIDEZ

El término “turbidez” se utiliza para describir el aspecto de medios líquidos (aguas y bebidas) o sólidos. Se produce debido a la presencia de partículas de diferentes tamaños, que absorben o dispersan la luz, produciendo el aspecto característico de la prueba. El material particulado puede ser de naturaleza inorgánica, orgánica o biológica.

En la actualidad, se mide por medio de aparatos opto-electrónicos, donde la muestra es iluminada por una fuente luminosa de intensidad conocida, pudiendo las partículas absorberla o dispersarla. La luz dispersada suele ser analizada por un fotodetector en un ángulo de 90ºC, por el principio de Nefelometría.

Los resultados se informan en NTU (Unidades Nefelométricas De Turbidez). La EPA 180.1: “Determinación de turbidez por nefelometría” se basa en el método nefelométrico (luz dispersa) utilizando como una fuente de luz blanca (lámpara halógena de wolframio).

El TB 250 WL está diseñado para ser utilizado de manera portátil o en mesada, utiliza una fuente de luz blanca, reconoce automáticamente las cubetas y puede ser calibrado con los estándares de referencia para obtener resultados reproducibles.

El equipo Multi 3630 IDS mediante la adición de un accesorio, VisoTurb® 900-P, permite la medición de turbidez, es un sensor IR para las aplicaciones en las cuales la turbidez puede ser medidas directamente en las muestras como aguas y efluentes. Los turbidímetos IR, funcionan según lo descrito en la norma EN ISO 7027, refractando la luz en un ángulo de 90º. Funciona en línea con todos los MultiLine® IDS, combinando con otros dos canales.